15.11.05

A vueltas con la educación

Aquí todo el mundo se parte el pecho por defender la educación. Más bien su educación, diría yo. La manifestación del pasado sábado en Madrid contra la LOE puede ser un ejemplo y otro las posturas que se han venido detallando desde el ejecutivo socialista. A lo largo de 27 años desde la restauración democrática llevamos hasta media docena de reformas. España es un país donde la educación, para unos cuantos, es un negocio y como tal se defiende con uñas y dientes. Luego nos contarán ese discurso de que lo que se pretende es que la Religión sea una asignatura que compute y otras zarandajas. Pero, al final, la pela es la pela y los conciertos, los conciertos y a la educación pública … que le vayan dando.
Sucede todo esto cuando hace muy pocos días el informe 'Educación para todos', que elabora cada año la UNESCO, sitúa a España como el 26º país del mundo en cuanto al funcionamiento del sistema educativo, por debajo de casi todos los países que integran la Unión Europea. En pocas palabras, con o sin LOE, LOGSE, LODE, LOPEG o lo que se tercie, es evidente que la educación de nuestro país está al mismo nivel que la de Hungría o Trinidad y Tobago, por poner dos ejemplos de países digamos que singulares.
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la UNESCO, elabora su lista a través del Índice de Desarrollo Educativo, que está compuesto por factores como el acceso a la educación primaria, el nivel de alfabetización de adultos, la integración de las mujeres a la enseñanza o la permanencia de los alumnos en los centros educativos.
Noruega es el país que lidera el ranking, seguida por Dinamarca, Holanda, Corea del Sur o Finlandia. Normal, porque a nadie le sorprende.
De los países de la Unión Europea, por debajo de España sólo se encuentran Hungría, Austria , Portugal, República Checa y Eslovaquia, ésta última a la que, por lo menos, le ganamos jugando al fútbol para gloria de nuestros escolares, mayoritariamente enfebrecidos por el balompié de las estrellas.
El informe recoge que en España el 8,2% de los ciudadanos mayores de edad no han pasado del tercer curso de educación primaria. Esta cifra es mucho más alta que en países de nuestro entorno.
Otra de las deficiencias de nuestra educación, es el gasto que el Gobierno dedica a ella, una cantidad inferior a la de todos los países de la UE.
El informe recoge que España mantiene un buen nivel de acceso a la educación. En primaria, entre 6 y 12 años, es del 99,7% y en secundaria, entre 12 y 17 años, del 94%. En comparación con la UE, nuestro país se sitúa por encima de la media en primaria (96,2%) y en secundaria (90%).
Algo es algo, pero no suficiente. ¿No les parece?

1 comentario:

ABSURDIS dijo...

Creo que te equivocas un pelín con eso del negocio de la educación. Hay montones de colegios de enseñanza concertada -sin bachiller- que no sacan más que los sueldos, que son inferiores a los públicos. Muchos de esos colegios se hallan en barrios obreros y en ellos se matriculan los niños de esos barrios.